El voluntariado más grande del país se hace aún más grande

Nuestra manera de luchar contra el cáncer contagia cada vez a más jóvenes. Desde la alegría, desde la esperanza, desde el amor, Fundación Cecilia Rivadeneira recluta permanentemente a personas que quieran decirle al país que cuenten con ellas para enfrentar a la enfermedad, pero, sobre todo, para compartirse en un abrazo de juegos, de cariño y de sí se puedes. En las últimas semanas, un equipo de trabajo de la Fundación, a bordo de nuestra kombi naranja, ha tocado las puertas de varios colegios de Quito. ¡Y la respuesta ha sobrepasado nuestras expectativas! Los chicos y chicas se suman con toda su energía a nuestra causa porque comprenden que también es de ellos y pueden cambiar una realidad en miles de familias que padecen diariamente los ataques de este mal. Por ello, queremos agradecer a los colegios que nos abrieron sus puertas, sus alas.

 

A la vez, invitamos a todos quienes desean unirse al voluntariado, inscribirse aquí.